Crear un oasis

Seguimos con los posts sobre rutinas y, más que rutinas, hoy os proponemos hábitos: para conocer y observar vuestra piel y vuestro cuerpo, y para ayudaros con productos que os aporte placer usarlos, además de cuidado y nutrición.

Os proponemos crear un espacio personal donde momentos como la ducha, el baño, o ese ritual diario antes de ir a la cama, sean placenteros; un oasis de mimo y autocuidado.

¿Y cómo escoger esos productos? Mi experiencia personal se basa en probar y ajustar, la observación de vuestra piel también es importante, ya que los trastornos hormonales, un embarazo o variaciones en la alimentación pueden modificar vuestras necesidades.

Yo os puedo hablar de mi rutina actual, que modifico según la estación, en invierno, siempre uso un jabón sólido como el de Jabón Calmante de Caléndula & Manzanilla, ya que con el frío intento cuidar la piel del exceso de sequedad. Después, me aplico una crema hidratante como la de Lavanda, sobre todo en escote y piernas.

Para la cara, uso jabón facial de rosa mosqueta en mi limpieza diaria. Cada noche, aplico el aceite facial Vitis Vinifera y los domingos, para completar mi cuidado, me extiendo un poco en mi ritual de autocuidado y me aplico una mascarilla, masajeando mi piel, y es cuando aprovecho para observarla de cerca y conocerla mejor.

Estos pequeños rituales, aparte de cuidar mi piel, contribuyen a relajarme, buscando ese oasis en el, a veces frenético, ritmo semanal.

¿Tenéis alguna duda? ¡Os leemos en comentarios!



Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
0
    0
    Cesta