Cosmética natural y salud

Hace unos días, una clienta me comentaba que, dejando aparte los productos destinados a la higiene corporal, no consumía cosméticos de ningún tipo porque pensaba que el envejecimiento era un proceso natural que tenemos que aceptar, y que toda “artimaña” para frenarlo era inútil.

De este tema surgió una conversación muy interesante que me llevó a la conclusión de que el término cosmética en sí mismo tenía una implicación un poco artificial, que nada tiene que ver con el objetivo y concepto mucho más holístico de la verdadera cosmética natural. Podría extenderme, pero me limitaré a resumir tres conceptos generales y básicos:

1- La piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Es una barrera frente a las agresiones externas y al mismo tiempo es un importante órgano depurativo. Todos los productos que entran en contacto con ella son absorbidos y pasan al torrente sanguíneo. Los cosméticos son el “alimento” que le proporcionamos y por ello es importante tener en cuenta la calidad de los mismos. 

2- El primer objetivo de la cosmética natural es la salud y mantenimiento de la piel y el cabello a través de productos elaborados con materias primas naturales. Así mismo, se tienen en cuenta una serie de cuestiones éticas que tienen que ver con el respeto a las personas y conservación del medio ambiente, los recursos naturales y métodos de producción sostenibles. 

3- La función principal de un cosmético es hidratar, nutrir, suavizar… El buen aspecto de la piel es un indicador de nuestro estado de salud, un deseable efecto secundario, y una muestra de que lo estamos haciendo bien y le proporcionamos lo que necesita. 

Una piel sana es bella en sí misma, con arrugas o sin ellas. A partir de aquí, cada uno decide…

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
0
    0
    Cesta